Niños con Fiebre

Sabias que....

La fiebre es el motivo de consulta más frecuente en los consultorios y servicios médicos pediátricos de emergencia, por tanto también una de las principales razones de preocupación en los padres.

El valor universalmente conocido como fiebre se sabe es igual o mayor a 38 grados centígrados o 100.4 grados Fahrenheit de preferencia cuantificado con un termómetro recomendado por tu médico.

En México es mejor utilizarlo en grados Celsius.

Termometros¿Por que sucede?

  • La fiebre como tal es una respuesta fisiológica de nuestro cuerpo, es decir –es natural- por lo tanto es una de las respuestas ante estímulos.
  • Los más frecuentes en la infancia, son los las infecciones como los resfriados, las otitis, gastroenteritis entre otros.

Funciona como un Termostato.

Estas infecciones provocan una respuesta de inflamación en el cuerpo, que eleva “el nivel” del regulador interno de temperatura corporal, quien a su vez genera la orden de elevar la temperatura corporal.

Su objetivo es controlar y reducir al mínimo posible la reproducción de los virus o bacterias (agentes causales de infección)

Mientras que las células de defensas se activan y se especializan para atacar a dichos gérmenes.

Interesante ¿no?

¿Qué hacer cuando mi hij@ tiene Fiebre?

Lo primero -recuerda que es como un termostato-

Comprender que si el nivel del regulador interno se encuentra elevado:

El cuerpo hará todo cuanto sea necesario para alcanzar dicho nivel y mantenerlo alto, por ejemplo produce temblores o escalofríos; esta simple acción produce elevación de la temperatura corporal.

Cuando tenemos fiebre también se suprimen los mecanismos de refrigeración del cuerpo como sudar o desear estar fresco y ligero de ropa.

Por lo tanto las primeras acciones encaminadas a mejorar la fiebre serian:

  • Retírale el exceso de ropa, evitar abrigar o tapar al niño con cobijas o mantas.
  •  Aplicale compresas o paños frescos sobre las superficies del cuerpo como la cabeza, la frente y las axilas.
  • Bañale con agua tibia o fresca, buscando la pérdida gradual de calor por el contacto de la piel con superficies frescas o el agua.

Esto ultimo debe realizarse de forma lenta y de ser posible con tranquilidad, haciendo recambios frecuentes de los paños y/o el agua en temperaturas confortables pero no calientes ni tampoco heladas.

Los medicamentos.

El uso de medicamentos para el control de la temperatura queda siempre a consideración de lo que previamente hayamos establecido en consulta ante situaciones de fiebre.

Es posible y recomendable administrar medicamentos mientras realizan las maniobras que ya platicamos para controlar la fiebre de forma externa.

No lo olvides esto es solo mientras es posible obtener una consulta y examinar a tu pequeño.

No te olvides…

Brindale líquidos extra en pequeñas pero constantes cantidades para recuperar el agua perdida durante la fiebre. Un pequeño bien hidratado mejora la distribución de los líquidos internos así como de los medicamentos cuando estos requieran ser administrados.

En mi experiencia.

A todos nos asusta cuando nuestros bebés tienen fiebre, es algo que llevamos con nosotros.

Creo que la clave para solucionar los problemas no está en la magnitud del problema si no en identificar pronto las posibles formas de resolverlo.

De igual manera con la fiebre:

  • No importa el valor 38, 38.9 o 40 grados es fiebre…. si una mayor que la otra. ¿Y? es fiebre.
  • El grado de fiebre es importante para hacer el diagnostico de tu bebé.
  • Te sugiero que siempre tomes la temperatura cuando esto sea posible.
  • Toma acción, aprende a tomar la temperatura de tu bebe.

Puedes revisar nuestro artículo que habla del uso de los termómetros aquí el enlace.

No esperes a que este enfermo, cuando los niños tienen fiebre, muchos padres nos mostramos temerosos y ansiosos, es difícil conservar la calma y eso hace difícil que puedas tomar una correcta medida dela temperatura corporal.

¿Es posible no tratar la fiebre con medicamentos?

Algunos padres nos han preguntado esto,
tendríamos que decir que es cierto, no todos los episodios de fiebre –deberían de ser tratados-
se dice que aquellos niveles de fiebre que no generan malestar, dolor o incapacidad tendrían que manejarse conservadoramente.

Sin embargo esto es difícil en la práctica.

Depende de muchos otros factores, por ejemplo, la edad; un bebe pequeño (menor de un año) con fiebre,
difícilmente manifestara dolor o malestar, considerando que se consuelan pronto con los brazos de mama o un familiar,
o también cuando se les brinda el alimento y el nivel de fiebre podría aumentar rápidamente y presentarse las tan temidas crisis convulsivas por fiebre (convulsiones febriles).

Otro ejemplo de factores que podría no ser tan fácil dejar pasar la fiebre, son las infecciones causadas por bacterias, pues aun cuando dejemos pasar el tiempo es poco probable que mejoren pronto y de forma espontánea sin tratamiento.

Despreocúpate

Deja que nosotros lo hagamos. Podemos ayudarte a resolver el problema.

Toma en cuenta que trataremos de hacer lo mejor para tu bebé, estamos de acuerdo en eso:

  • No por darle más medicamentos mejorara más pronto.
  • Seremos cuidadosos cuando los escojamos, así como calcularemos la dosis de acuerdo a la edad y el peso del niño y lo prescribiremos por el menor tiempo posible.
    Confía en nosotros.

Comparte

Muchos papás pasan por lo mismo,

Y no sabes la cantidad de papas que desconocen del tema, comparte este artículo, estoy seguro que por lo menos tendrán una idea general y podrán actuar rápido y seguros de lo que hacen.

A nosotros nos tomó meses que nuestra hija tuviera su primer episodio de fiebre y nos tomo por sorpresa. No se siente nada bien.