Rotavirus: La diarrea del bebé.

La diarrea del bebé pequeño.

El rotavirus es una infección gastrointestinal clásica de la infancia, más delicada en niños pequeños menores de 2 años. Se caracteriza por fiebre, diarrea abundante en cantidad y frecuencia, fetidez, vómitos y malestar.

diarrea rotavirus

¿Cómo se contagia el rotavirus?

Se pasa por contacto directo con el virus del rotavirus, presente casi siempre en heces (popo) de las personas infectadas con rotavirus, es muy contagiosa y resistente, permanece en superficies, juguetes, camas, pañales y manos sucias.

Los sitios más frecuentes de infección son los centros escolares, hospitales y en las familias que tienen a un enfermo con rotavirus.

¿Cómo se previene la diarrea por rotavirus?

Como muchas otras enfermedades lo principal es la higiene general, lavado de manos con jabón y agua corriente. Para el caso particular de rotavirus existe ya la vacuna que la previene desde hace 10 años, se aplica en el esquema clásico de los niños a los 2, 4 y 6 meses. Se administra vía oral en forma de gotitas, la marca comercial disponible en México y en casi todo el mundo es Rotateq, se puede administrar en conjunto con alguna otra vacuna pero tiene como limitante que no se recomienda su aplicación una vez que él bebe ha alcanzado los primeros 8 meses de vida.

No hay efectos adversos serios que mencionar cuando se administra en los tiempos recomendados, no hay dolor ni fiebre asociados cuando se aplica la vacuna y las tres dosis garantizan una alta efectividad contra el padecimiento en los primeros años de vida.

Según algunos datos estadísticos antes de la era de la vacunación más de 400,000 niños pequeños acudían a un médico por rotavirus, más de la mitad de estos acudieron a salas de emergencias, de estos un 15% ameritaron ingresos al hospital y en casos específicos la evolución no fue nada buena con desenlaces fatales.

La vacuna detiene casi todos los tipos graves de diarrea por rotavirus, sin embargo puede que aun teniendo la vacuna aplicada conforme pasen los años los pequeños sean susceptible de padecer un cuadro bastante menor de la enfermedad que puede ser manejado en casa. La idea general de la vacuna es proteger a los más pequeñitos menores de 2 años, que es cuando el rotavirus se manifiesta con severidad.

¿Qué puedo hacer si tengo duda si mi hijo tiene la enfermedad?

Lo primero y más recomendable es asegurarse que tu bebe tenga la vacuna, supervisar la cartilla de vacunación siempre. Vigila la temperatura del pequeño, si es posible lleve un registro, bríndale líquidos en pequeñas cantidades varias veces al día y vigila que moje los pañales con orina. Si hay vómitos y fiebre frecuente sería recomendable revisarle en nuestra oficina y determinar de qué se trata.

Revisa el articulo nuestro artículo que habla de que hacer en caso de diarrea y vómitos, estoy seguro que te va ayudar.

¡NO te dejes engañar!

Me ha tocado nadar en la nueva ola de padres que piensan que no es saludable vacunar a sus hijos, por temores relacionados a las vacunas y los efectos adversos que pudieran tener. En el caso de rotavirus cuando un niño no vacunado lo padece el grado de fiebre, vómitos y diarrea son realmente alarmantes, se prolonga por varios días y la mayor parte de ellos los pasan en el hospital por que no es posible continuar con el tratamiento en casa.

Despreocúpate

¡No tomes riesgos y vacúnalos! El rotavirus es prevenible, la vacunación evita las graves complicaciones de esta infección, no es costosa, es tomada y no duele. Si tu hijo ha pescado el rotavirus un poquito más grande, ánimo pasara pronto, conserva la calma y sigue la guía que te recomendamos. Los cuidados son básicos y muy elementales.

Comparte

Muchos papás no saben de qué se trata esta enfermedad, la confunden con amibas o “empachos” y no sabes la cantidad de papas que desconocen del tema, por favor comparte este artículo, siente con libertad, estoy seguro que por lo menos esto les dará una idea general y podrán tomar mejores decisiones de salud para sus hijos, como hoy tú lo has hecho.