Sarampión: Brotes, miedo y vacunas

¿Qué debo hacer?

Tengo unos #PapasdePrimera que vinieron a consulta con sus hijos; una niña de 10 años y un nuevo bebé que apenas tiene 10 meses.
Están contentos con el desarrollo del más pequeño, todo marcha bien con los dos.

Durante la revisión platicamos sobre del esquema de vacunas de ambos, e inmediatamente les cambia la cara cuando nos damos cuenta que la mayor tiene pendiente su segunda dosis de Triple viral (sarampión, rubeola y paperas).

Los veo un poco aturdidos pues según ellos están -super bien- en el tema de vacunas.
Noté que se miraban uno al otro, diciendo:
– ¿Qué no se supone que lo hicimos cuando nos vinimos a vivir a Cabo? –

Bueno y así algunas familias más en mí consulta.
Es comprensible, se nos pasan los días, los meses y años, lo que en un principio no fallábamos en absoluto de repente dejo de ser importante o prioritario.

Si estás en una situación parecida, no te preocupes.
pongan manos a la obra y actualicemos esas cartillas.
Y si vas al corriente felicitaciones.

Sabes bien que estamos en un momento difícil a nivel mundial.
Los brotes de infecciones como el Sarampión y otras enfermedades hoy son noticia en los principales tabloides del mundo.

Nuestros vecinos del norte la están pasando mal.
Lo sé porque el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (por sus siglas en ingles CDC) actualiza la información de su portal en internet de más y más casos semana tras semana en la unión americana.

El New York Times, la BBC y los servicios noticiosos más prestigiosos del mundo al menos una vez por semana muestran noticias y fotografías de cómo hay más preocupación de los expertos al respecto a nivel mundial.

No pretendo aumentar el miedo y la psicosis informativa que hay, mas bien motivarte a actuar. Ser consciente de lo que esta pasando y actuar en consecuencia.

¿Qué hacemos doctor?

Inmediatamente me preguntan.
Y la respuesta es muy sencilla. Vacunarse y listo.

Una vacuna combinada que brinda protección contra tres enfermedades: el sarampión, las paperas y la rubéola (conocida como triple viral o MMR por sus siglas en inglés).
La vacuna MMR o Triple Viral es de comprobada eficacia y muy segura.

Recomendamos que los niños reciban una dosis en cada una de las siguientes edades:

Entre los 12 y 15 meses

Entre los 4 y 6 años.
(En México el sistema de salud lo aplica a los 12 meses y a los 6 años).

Ahora bien, si se planea hacer viajes internacionales se debe de vacunar de la siguiente manera:

Los bebés de 6 a 11 meses todavía no están en edad de vacunarse, pero como vamos a viajar y existe riesgo está perfectamente recomendado recibir una sola dosis de la vacuna antes de tomar el viaje.

Niños entre 1 y 5 años que, si tengan su vacuna inicial, así como niños, adolescentes y adultos con sus dos dosis – NO necesitan vacunarse antes de viajar

Los niños de 12 meses o mayores, adolescentes y adultos que NO estén vacunados requieren 2 dosis de vacuna, aplicadas con una separación de al menos 28 días.

Idealmente la primera vacuna debería de hacerse 15 -21 días previos al viaje, para garantizar el mejor porcentaje de eficacia.

Es bastante simple.

La mamá de mis pacientes me pregunto preocupada
¿Cómo sé si tengo la vacuna?

La mayoría de los adultos por desgracia no contamos con nuestra cartilla de vacunación como los niños pequeños.
Esto genera confusión sobre nuestra situación vacunal como adultos y solo sabemos lo que nuestros padres nos pueden decir de hace 15 o 30 años atrás (nada confiable a la memoria de cualquiera)

Entonces, simplificando las cosas sabemos que:

Los adultos mexicanos nacidos después de 1970 tienen su esquema completo por definición. Puesto que en esta década se inicia la vacunación abierta contra sarampión en México.

Si se tiene la duda, se puede investigar, pero en el mejor de los casos es mejor vacunarse con al menos una dosis y evitar así los costos de las pruebas de inmunidad contra sarampión.

Recordando que se puede vacunar mujeres embarazada y en edad fértil, como parte del esquema de prevención, así que también en los papás (hombres) estaría completamente indicado la revacunación ante una duda fehaciente que nuestro esquema no esté completo.

Evita riesgos.

En este caso finalmente, mis pequeños pacientes se vacunaron y sus padres se quedaron tranquilos pues por su edad saben que si están vacunados y lo confirmaron con sus padres.

Se cumplió la meta, viajaron sin ningún problema y muy tranquilos.

Gana tranquilidad y viaja a gusto. La vacuna es confiable y segura.

Fácil de conseguir y se encuentra garantizado su abasto a nivel nacional.