Vómitos y Diarrea

-Estrategia para evitar visitar urgencias sin necesidad-

Hay niños vomitones, vomitan por todo… si tienen fiebre, si están enfermos de la panza o si hacen corajes.

Yo personalmente tengo una hija así.

Una de las cosas que más me preguntan los papás y mamás es que hacer cuando un niño está vomitando ya varias veces y no paran de vomitar.

¿Que hago?
¿Puedo darle un medicamento? Me preocupa que se deshidrate.
¿Es necesario inyectarlo?
¿Corro al hospital más cercano y que el doctor de urgencias lo revise?

 

En fin, estas son solo algunas de las preguntas, todas ellas muy válidas.
Porque si hay algo que preocupa a los #papasdeprimera es la fiebre y el vómito.
Sobretodo en los más pequeñitos.

El secreto para manejar como todo un experto al niño con vomito, te lo explico en 4 pasos.

1.- Conservar la calma.

Entendamos que el vómito es un reflejo protector del cuerpo, si algo no anda bien, o no le cayo algún alimento, el cuerpo se encargará de eliminarlo en vómito o diarrea.

Este proceso puede tomar varias horas o hasta días.
Aquí la clave es dar pasos con pies de plomo y confiados de los que estamos haciendo

2.- Evitemos medicamentos de primera instancia.

Literal déjalo que vomite y que haga popo, las veces que sea necesario al menos en el lapso de las 4 próximas horas.
No por darle algo (medicamentos) se va a sentir mejor.
Además toma en cuenta que los medicamentos tomados no los va a tolerar,
En cuanto menos lo pienses ya se volvió a vomitar y los va a sacar tal cual entraron.

3.- Inicia a la brevedad electrolitos orales -Especiales para niños-

El suero vida oral (clásico) o los comerciales que se venden sin receta en el super o farmacias, son útiles.
Lo primero es determinar la cantidad que vamos a utilizar.
Hay que hacer un pequeño cálculo dependiendo de la edad.
Son 50 a 70 ml del suero para menores de 1 año y para los más grandes hasta 150 ml,

Ojo esto es después de cada evacuación o vómito.

NO se administra de golpe.

Se recomienda hacerlo en pequeñas cantidades, puedes usar una cuchara o una jeringa pequeña.
Evita darle en la botella o en el biberón.

No importa si vuelve a vomitar. No te preocupes.

Es preferible que vomite suerito y no agua, pues esto solo enjuaga el estómago y la pérdida de sales naturales del cuerpo (electrolitos) se tiran y empiezan los problemas.

Si bien la guía mundial recomienda continuar con dieta, yo aconsejo esperar y solo hidratar con suero o seno materno.
Suspender todo lo demás por un par de horas, y evitar tajantemente lácteos, jugos y azúcares.
Aquí esta el secreto.

Este cálculo de volumen que se le va a dar al vomiton, se llama PLAN A de hidratación, esto es una escala de tratamiento basado en la severidad del problema ya sea vómito o diarrea.
Hay Planes A, B y C.
Nosotros solo vamos a usar el PLAN A, no te estreses por los demás.

4.- Consulta médica oportuna.

Es vital ponernos en contacto o vernos a la brevedad para ver de qué se trata y ver si es necesario hacer ajustes al tratamiento o enviar estudios de laboratorio.

8 de cada 10 niños mejoran realizando estos simples pasos.
NO requieren medicamentos para el vómito.
Y la evolución del cuadro es hacia la mejora y se complementa con una buena revisión médica y descarte de otros problemas de salud.

¿Cuando sí hay que ir a Urgencias?

Yo recomiendo ir a urgencias si después de 4 horas de iniciado el PLAN A no hay mejoría o continua con vómitos/diarrea a pesar del manejo y no hay posibilidad de vernos en la oficina.

También siempre que el niño o bebé no responda, que este sumamente decaído o no esté alerta.
El médico en su evaluación inicial revisará el estado de hidratación y dirigirá el tratamiento apropiado además de ponerse en contacto conmigo.
No te angusties.

Ponlo en practica.

No esperes a que suceda.
Ten siempre a la mano soluciones de electrolitos orales para niños. Tienen amplio margen de caducidad por lo que puedes tenerlos en casa en presentación líquida o polvo.
Calcula la cantidad que le corresponde a tu pequeño, puedes usar como referencia una taza (cafetera pequeña o clásica) y no un tarro de cerveza del papá.
Ubica la unidad médica de emergencias donde trabaja el doc de tu pequeño.

#PapasdePrimera que parte y comparte, siempre se queda con la mejor parte.
Así que a compartir, para que más que seamos más #PapasdePrimera y no salgan corriendo por el primer vómito a urgencias.

Infecciones de Vias Urinarias

-¿Como puedo saber si mi hijo tiene infección de vías urinarias?-

Las Infecciones de Vías Urinarias en niños y niñas es un super tema, en los libros de medicina representan capítulos completos.

Es complejo por los mecanismos que las causan, los bichos que están involucrados, el diagnóstico y la forma de tratarlas.

Son muchos los factores involucrados como por ejemplo: si el paciente es niño o niña, también influye la edad que tenga y si es la primera vez que padece una infección de este tipo, si tiene fiebre o el problema ya tiene días de evolución entre otros.

 

Pero mira, te lo voy a simplificar lo más posible.
Vamos a platicarlo aquí como se lo platico a los papás que me visitan en mi consulta.

Te daré algunos datos interesantes para empezar.

1.- Es por mucho más común en niñas que en niños. 90 contra 10.

2.- Casi 4 de cada 10 niñas padecen al menos una infección de vías urinarias antes de los 12 años.

3.- Se piensa que en varones no circuncidados el número de Infecciones de Vías Urinarias en niños es mayor que los que sí la tienen.
(En este punto no estoy tan de acuerdo, pero es lo que está escrito en los textos.)

4.- Siempre hay factores de riesgo asociados a las Infecciones de Vías Urinarias en niños y niñas y son las causas ocultas de este problema.

El Estreñimiento

La Higiene y limpieza (sobre todo en niñas)

Las Malformaciones de nacimiento de la vía urinaria interna.

Los  Tratamientos médicos incompletos, inapropiados o la falta de seguimiento.

5.- Se puede padecer Infecciones de Vías Urinarias desde muy temprana edad y las manifestaciones o síntomas del bebé o del niño pueden ser muy variadas.

¿Como puedo saber si mi hija o hijo tiene una infección de vías urinarias?

Lo clásico es que el pequeño tenga dolor o ardor al orinar. Todo mundo lo sabe.

Pero este síntoma en pediatría es sumamente raro y poco frecuente en niños pequeños menores de 4 años.

Generalmente puede empezar con fiebre, vómitos y dolor abdominal. Acompañado de malestar y poco apetito.

En bebés pequeñitos de menos de 2 años, se manifiesta como fiebre, falta de apetito y hasta pérdida de peso o pobre ganancia de peso en los primeros meses de vida.

Hacer el diagnóstico de Infecciones de Vías Urinarias NO es tan fácil como parece.

¿Cuales son las pruebas que deben de hacerse para ver si el niño o niña tiene Infecciones de Vías Urinarias?

La recomendación siempre será siempre PRIMERO acudir con nosotros para orientarte y valorar si es indispensable hacer las pruebas apropiadas.

No recomiendo tomar exámenes sin previa valoración por el médico.

Parecería simple y hasta obvio pensar que es necesaria la muestra de orina para estudiarse en el laboratorio cuando se sospecha de una infección de vías urinarias, pero no es lo único, ni lo más importante.

No te aceleres; el gasto, la vuelta al laboratorio, la dificultad de tomar la muestra de nuevo y de forma correcta, hacen que valga la pena esperar nuestra recomendación.

Casi siempre se requiere el examen general de orina y el cultivo de orina también conocido como urocultivo, este último es el estudio confirmatorio y definitivo de que se padece Infecciones de Vías Urinarias.

También en algunos casos se solicitan ultrasonido de abdomen y muestras de sangre dependiendo del resultado de la valoración inicial que hagamos.

¿Como se toma la muestra de orina para el laboratorio?

Aquí viene lo bueno.

La toma de muestra de orina en varones mayores que ya controlan la ida al baño es muy fácil.

Simplemente se cacha la pipí al vuelo dejando caer las primer chorrito de orina y recolectando una pequeña cantidad, bastan algunos mililitros en un frasco especial te lo dan en los laboratorios o los encuentras en las farmacias.

La cosa se pone interesante con las niñas, por el riesgo de que la orina toque la piel de los genitales o las piernitas y que luego nos reporte el resultado de laboratorio un “falso positivo” es decir que por arrastre de las bacterias propias de la piel, nos haga pensar en una Infección urinaria cuando no la hay.

Toma en cuenta también que para este momento la pequeña no se siente nada bien, quizá tenga fiebre o dolor y que no será fácil que quiera ayudarnos a recolectar la muestra.

Se empieza a complicar la cosa ¿verdad?

Ahora imagínate colectar la muestra en un bebé y que además sea niña.
La orina de un bebé pequeñito se colecta con unas bolsitas especiales “recolectoras de orina” tienen su ciencia saber colocarlas.

Existen bolsitas recolectoras específicas para varones y otras para niñas.

Los bebés no pueden controlar voluntariamente la salida de orina ( a esto se le llama control de esfínteres) y por tanto hacen pipí en cualquier momento en su pañal.

La muestra no puede ser tomada del pañal pues se gelatiniza y obviamente se contamina.

No te angusties hay algunos trucos que se podemos usar para colectar la muestra en bebés sin bolsita.

Se conoce como el método Quick-Wee

Funciona de la siguiente manera:

– Primero debemos de realizar limpieza en la zona genital con antisépticos no irritantes como el microdacyn spray o agua y jabón, secar muy bien la zona con gasa estéril.

– El bebé acostado sobre sus espaldas se le descubre el pañal y se aplica una gasa húmeda con agua fresca o fría haciendo un suave masaje circular en la barriguita por encima del pubis, como lo muestra la imagen.

– Prepara el frasquito recolector.

– Tomará algunos 3 o 5 minutos.Pero aparecerá un chorro de orina tanto en niños o niñas y te permitirá capturarla sin necesidad de poner una bolsita.

– De cada 5 bebés en al menos 3, es posible hacerlo con éxito.

Faster clean catch urine collection (Quick-Wee method)

BMJ 2017;357:j1341

Muchas veces les enseñamos como colocar la bolsita o hacemos Quick-Wee en nuestra oficina para ayudarles a los papás a colectar la muestra pues la mayor parte de las veces es prioritario y urgente tener el resultado a la brevedad.

Una vez la muestra lista para enviarla a laboratorio, el químico tomará el examen general de orina que nos da un resultado rápido, en cuestión de 1 o 2 horas y podemos descartar o afirmar que se tiene una Infección de Vías Urinarias, pero también se tomará una porción de la muestra para ponerse a cultivar.

Si, así como lo lees, se cultiva la orina.

Esto es como cuando siembras plantitas o un árbol.

La orina que ya recolectamos y supuestamente está infectada con bacterias, se coloca en unos recipientes especiales que contienen medios de crecimiento (como macetas) para que se desarrollen las bacterias.

Este proceso de cultivo tomará varios días
hay que esperar que las bacterias que recolectamos en la orina se desarrollen en grupos llamados colonias y una vez que se aprecia un crecimiento en el medio de cultivo.

El químico tomará una muestra de dicha colonia y la visualizara al microscopio y hará algunas pruebas más para decirnos de qué bacteria se trata (con nombre y apellido) además nos reportará datos super importantes como la cantidad que hay de dichos bichos y hasta con cuáles antibióticos podríamos eliminarlos por completo.

Esto último porque es común que en las Infecciones de Vías Urinarias de repetición exista resistencia a los antibióticos básicos y es indispensable modificar el tratamiento si fuera necesario.

Pero bueno no te asustes.

El diagnóstico y el tratamiento de las infecciones de vías urinarias es nuestro trabajo, solo te platico esto para que lo sepas y estés informada.

Con el examen inicial rápido (examen general de orina) podemos empezar en ese mismo momento el tratamiento y tu pequeña se sentirá mucho mejor muy pronto, casi siempre desde la primera dosis.

Esperaremos el reporte del famoso cultivo, muy importante en caso que no mejore con el paso de los días o que sea el caso que no es la primera vez que tu peque padece Infección de Vías Urinarias.

En Resumen

-Las Infecciones de Vías Urinarias son todo un reto de sospecha, de diagnóstico y de tratamiento.
No es igual en niños grandes que en bebés.
-Es indispensable primero que revisemos de qué se trata y qué estudios son necesarios, te explicamos cómo tomar la muestra, luego determinar cómo podemos resolver el problema y sobretodo el seguimiento de este problema que es fundamental.

Las infecciones de vías urinarias son de cuidado.

Pueden complicarse con infecciones de los riñones conocidas como Pielonefritis, que a su vez producen problemas de salud a largo plazo, como presión alta (hipertensión) o insuficiencia renal en un futuro.

Por eso escribí este articulo.

Por favor comparte este articulo con alguien que pienses que le será de utilidad.
Esa amiga tuya que ha estado batallando con las Infecciones de Vías Urinarias, adviertele de lo importante de resolver el problema de una sola vez y para siempre.

Si te interesa el tema, aquí se amplía un poquito más, en nuestro podcast #PapasdePrimera, te dejo el enlace y un vídeo del método Quic-Wee para que veas la técnica de recolección de orina.

Fuente del metodo Quick-Wee
Faster clean catch urine collection (Quick-Wee method) from infants: randomised controlled trial
BMJ 2017;357:j1341

Bronquiolitis

No es una gripa más.

No está escrito el nombre en forma incorrecta,
el nombre correcto de la enfermedad es bronquiolitis y no es lo mismo que la bronquitis.

La bronquiolitis es una enfermedad de las vías respiratorias inferiores y es muy frecuente en niños menores de 2 años, particularmente en varones y niños que se encuentran en guardería y estancias.

No necesariamente significa que sólo estos pequeños lo padezcan, también las niñas, los niños de casa o niños con hermanitos pueden enfermarse de este problema.

La bronquiolitis hace referencia a una enfermedad característica de la infancia en niños menores de 2 años,
Estos pequeños se ven afectados por esta enfermedad que es causada por un virus;
el virus sincitial respiratorio (VSR)
por supuesto que hay más virus que pueden causar esta enfermedad,
pero la más común es por este bichito tan temido.

¿Por qué es importante hablar de la bronquiolitis?

Porque es una de las causas más comunes de visitas a los consultorios y a hospitales.
Es una enfermedad que se caracteriza por:

  • dificultad para respirar,
  • tos en accesos frecuentes y constantes y
  • un silbido característico que escuchamos cuando los bebés respiran,

Es importante esta enfermedad, su cuidado y atención porque puede causar dificultad para respirar, es decir que los bebés puedan verse muy muy agitados.
Que puedan sumirse entre sus costillas,
se puede ver que hunde su barriguita y que respire a muy altas frecuencias.

¿Cómo puedo darme cuenta de que mi bebé tiene una bronquiolitis?

Los niños que tienen bronquiolitis inician su cuadro como una gripa o un resfriado cualquiera.

Tienen mucha tos, algo de moco, congestión, flema y puede estar acompañado de fiebre.

Al paso de las horas o quizás al paso de los días empiece a escucharse una tos más constante, en accesos y quizá se alcance a escuchar un pequeño silbido que si escuchas con cuidado podrías escucharle en la espalda de tu bebé.

La enfermedad de la bronquiolitis puede tener diversos grados de presentación,
es decir hay niños que tienen bronquiolitis muy leves, muy discretas y otros que pueden presentar un problema mayor.

Estos niños con bronquiolitis más graves pueden necesitar, vigilancia en urgencias, oxígeno y hasta hospitalización.

Sin embargo, la mayoría de los pacientes que veo en mi consulta y en nuestra comunidad no tienen mayor problema y resulta ser una enfermedad que puede ser manejada en casa con toda tranquilidad.

No lo olvides, no automediques a tu bebé

Un grave problemas que vemos asociado a la bronquiolitis, es que son niños que fueron parcialmente tratados o que sus padres iniciaron un tratamiento sin receta y sin consulta la tan frecuente automedicación,

Con medicinas clásicas para la gripa, le iniciaron algunas nebulizaciones que ya les habían recetado con anterioridad y sin mucha mejora.

Por lo que en los consultorios vemos muchos niños complicados ya con franca dificultad para respirar, muy agitados y sus papás super asustados.

Déjalo en manos de los expertos

La bronquiolitis es relativamente fácil de diagnosticar, requiere cuidados mínimos y un tratamiento puntual, específicamente en los niños menores de 2 años y entre más pequeños, más cuidados hay que tener.

El tratamiento está basado en antiinflamatorios, medidas generales de cuidados y algo de nebulizaciones, sin embargo, la importancia de ver y revisar estos pequeños es descartar que no esté acompañada de otras enfermedades y que realmente se trate de una bronquiolitis.

La bronquiolitis como causa de problemas en el futuro

La bronquiolitis ha sido mal clasificada como la enfermedad asmática del infante o del pequeño bebé,

Sin embargo, se sabe bien que no hay una relación directa entre bronquiolitis y asma en el futuro.

Pero es bien sabido también, que hasta el 50 % de los niños que padecen una bronquiolitis antes del primer año de vida, padecerán problemas bronquiales en los próximos dos o hasta cuatro años siguientes.

Es ahí la importancia de diagnosticar este problema de la infancia, clasificarlo, tenerlo como un antecedente de importancia.

Y si tu niño presenta “problemas bronquiales” de repetición, muy probablemente se trate de que en los primeros meses de vida tuvo alguna infección viral y que le causó la bronquiolitis.

Despreocúpate

El problema de la bronquiolitis y la sensibilidad bronquial que deja tiene solución y tiene tratamiento.

Es importante acudir con nosotros para ayudarte, sabemos cómo tratar este problema.

5 Estrategias para Garantizar un Sueño Seguro a nuestros Bebés.

Evitando la Muerte Subita

La campaña mundial de “Seguro al Dormir” es la consecución de la saga “Back to Sleep”, que en lo personal me gustaba más, pero bueno, ahora se llama así.

Te voy a compartir las 5 estrategias claves para prevenir el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante conocido también por sus siglas del idioma ingles SIDS (Sudden Infant Death Syndrome).

 

Este problema es un problema real, tan real que mas de 3,500 niños mueren en la unión americana cada año, este numero se ha visto reducido en forma muy significativa cuando se aplican estas estrategias y por eso quiero compartirlas.

Así que manos a la obra:

1.- Acuéstalo acostado boca arriba.

La primera y más importante de todas.
No de lado, no boca abajo ni poquito de ladito. Boca arriba.
No te preocupes, si vomita al estar acostado, el bebé cuenta con un mecanismo protector que evitara que se ahogue o se atragante de leche, se que parece poco lógico, pero anatómicamente así es.

2.- Acuéstalo sobre una superficie suave pero firme.

Para cumplir esta estrategia utiliza los colchones de las cunas especialmente diseñadas para dormir a los bebés.
La mayoría de las cunas para bebés, cumplen con la normativa.
Cubre el colchón con una sabana ajustable, de las que conocemos como de cajón.

3.- Retira todo sobre la cuna.

La camita del bebé debe estar libre de juguetes, peluches, mantas, cobijas, almohadas o protectores de cunas.
Si, lo sé, no se ve “charming” pero es lo recomendado, el riesgo es que se obstruya su respiración o se acumule dióxido de carbono que pueda reinhalar.
No te preocupes por el frío, a los niños no les gusta taparse, usa ropa que se conoce como enteritos o mamelucos para asegurarte que duerma calientito, pero por favor evitando sobre abrigarlo.

4.- Todos juntos. Pero no tan juntos.

El bebé idealmente debe dormir en el mismo cuarto que los papás, pero no en la misma superficie.
Al menos el primer año de vida.
Así que no se vale dormirse con ellos en la cama, ni en el sofá o el reposet (reclinables).
Estos dos últimos son el común denominador de más del 70% de los casos de SIDS en la Estados Unidos, una costumbre muy arraigada en esa comunidad.

Aquí entra la primera pregunta y consigo la controversia.
¿y si estoy lactando en forma exclusiva a mi bebé, demanda mucho en la noche y es prácticamente imposible regresarlo a su cuna sin que se despierte?

Ah ese es otro boleto, revisa mi opinión en este otro artículo específicamente hablando del tema.

5.- La última pero no menos importante.
NO fumar durante el embarazo ni mucho menos después.

Todo mundo sabe que no es saludable, pero es otro factor super frecuente y es un parteaguas en el riesgo de SIDS. Para que te des una idea los grupos de estudio de este síndrome se dividen entre los que fuman y los que no.

Así que de paso evitemos que más personas fumen en casa. Ni cerca ni lejos, porque, si crees que ahí para todo, ni lo sueñes, tengo un artículo completito sobre el tema.

Son mas de 15 las recomendaciones que los expertos recomiendan para evitar el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, pero estas 5 son las más importantes en mi opinión.

Si quieres revisar la información completa te dejo aquí los enlaces de los sitios webs y los documentos oficiales del National Institute of Child Health and Human Development así como de la Academia Americana de Pediatra.

Despreocúpate y comparte

Aplica lo que aquí hemos comentado, pon manos a la obra y por favor, por favor NO te olvides de compartirlo en tus redes, nunca se sabe con esta simple información salvamos vidas.

Un favor más platícalo con los abuelitos y las personas que te ayudan a cuidar del bebé.
Se amable y considera escuchar sus opiniones, muéstrale este y otros recursos que están disponibles para ayudar a comprender la importancia de tomar siempre estas estrategias.
Estoy seguro que ellos también te van ayudar.

 

 

Pezones adoloridos durante la lactancia

La lactancia ¿NO debe doler? 

La gran mayoría de las mujeres que están amamantando presentan pezones adoloridos dentro de las dos primeras semanas después de iniciada la lactancia.

En las primeras semanas, incluso los primeros meses, el bebé querrá estar pegado al pecho mucho tiempo,
la delicada y sensible piel de los pezones estará expuesta continuamente a la succión del bebé, un estímulo al que no está acostumbrada.

Mamá y bebé están conociéndose, acoplándose y aprendiendo juntos el arte de amamantar, durante este tiempo de aprendizaje es cuando puede haber dolor en los pezones.

Entonces ¿Por qué nos dicen que la lactancia NO debe de doler?

La lactancia no debe ser una experiencia eternamente dolorosa, y podemos prepararnos para disminuir las molestias lo más posible y lograr una lactancia más satisfactoria para mamá. Pero decir que jamás dolerá puede frustrar a mamá y no prepararse con anticipación.

Consejos para prevenir y tratar los pezones adoloridos

La causa más común de los pezones adoloridos en esta etapa es que no se logrado una buena posición y agarre, lograrlo puede tomar un poco de tiempo, y mientras trabajamos en eso pueden presentarse dolor y grietas.

 

La prevención y tratamiento van casi de la mano, algunas mamas combinan desde el primer día varias de las opciones disponibles.

  1. Practicar, revisar y corregir la posición y agarre, acudir con un experto en lactancia te ayudará mucho y acelerará el aprendizaje.
  2. Adquiere lanolina desde antes del nacimiento, deja una capa protectora en la piel del pezón, puedes aplicarla incluso antes de empezar la toma.
  3. Evita lavar los pezones, báñate normalmente sin poner especial atención en los pezones, no es necesario limpiarlos antes de las tomas.
  4. Evita ropa interior muy ajustada.
  5. Parches de hidrogel, ofrecen alivio inmediato a muchas mamas.
  6. Pezoneras, las mejores son de Medela. Los pezones que ya están adoloridos y agrietados necesitan un respiro, con las pezoneras les das oportunidad de recuperarse al mismo tiempo que continuas con la lactancia.
  7. Protectores de pezón, protegen la lastimada y sensible piel de los pezones del rocé de la ropa y les permite estar ventilados. 

Muchas mamas dejan de amamantar por pezones adoloridos

La presencia de pezones adoloridos es uno los problemas más frecuentes en la lactancia, pero también el más sencillo de resolver.
Aun así, muchas mamás dejan de amamantar por este motivo y ellas y sus bebés dejan de disfrutar de las bondades de la lactancia materna.

Habrá mamás que sólo necesiten la lanolina y rápidamente lograrán un buen agarre, pero otras necesitan utilizar todo lo que haya disponible.

El objetivo es lograr la lactancia, así que se vale echar mano de la ayuda que se pueda.

Acude a un experto

 Hay otras causas de pezones adoloridos que pueden requerir tratamiento médico, ante cualquier duda, si se agregan síntomas o el dolor es persistente acude a un experto.

Muchas mamás no conocen las alternativas que existen para prevenir y tratar los pezones adoloridos durante la lactancia.

El conocimiento es poder, no es obligatorio sufrir en la lactancia, lo que sí es obligado para evitarlo es tener la información necesaria y de una fuente confiable. Comparte este artículo para que más personas conozcan esta información.

Tú puedes ayudar a Apoyar la Lactancia, Juntos