Bronquiolitis

No es una gripa más.

No está escrito el nombre en forma incorrecta,
el nombre correcto de la enfermedad es bronquiolitis y no es lo mismo que la bronquitis.

La bronquiolitis es una enfermedad de las vías respiratorias inferiores y es muy frecuente en niños menores de 2 años, particularmente en varones y niños que se encuentran en guardería y estancias.

No necesariamente significa que sólo estos pequeños lo padezcan, también las niñas, los niños de casa o niños con hermanitos pueden enfermarse de este problema.

La bronquiolitis hace referencia a una enfermedad característica de la infancia en niños menores de 2 años,
Estos pequeños se ven afectados por esta enfermedad que es causada por un virus;
el virus sincitial respiratorio (VSR)
por supuesto que hay más virus que pueden causar esta enfermedad,
pero la más común es por este bichito tan temido.

¿Por qué es importante hablar de la bronquiolitis?

Porque es una de las causas más comunes de visitas a los consultorios y a hospitales.
Es una enfermedad que se caracteriza por:

  • dificultad para respirar,
  • tos en accesos frecuentes y constantes y
  • un silbido característico que escuchamos cuando los bebés respiran,

Es importante esta enfermedad, su cuidado y atención porque puede causar dificultad para respirar, es decir que los bebés puedan verse muy muy agitados.
Que puedan sumirse entre sus costillas,
se puede ver que hunde su barriguita y que respire a muy altas frecuencias.

¿Cómo puedo darme cuenta de que mi bebé tiene una bronquiolitis?

Los niños que tienen bronquiolitis inician su cuadro como una gripa o un resfriado cualquiera.

Tienen mucha tos, algo de moco, congestión, flema y puede estar acompañado de fiebre.

Al paso de las horas o quizás al paso de los días empiece a escucharse una tos más constante, en accesos y quizá se alcance a escuchar un pequeño silbido que si escuchas con cuidado podrías escucharle en la espalda de tu bebé.

La enfermedad de la bronquiolitis puede tener diversos grados de presentación,
es decir hay niños que tienen bronquiolitis muy leves, muy discretas y otros que pueden presentar un problema mayor.

Estos niños con bronquiolitis más graves pueden necesitar, vigilancia en urgencias, oxígeno y hasta hospitalización.

Sin embargo, la mayoría de los pacientes que veo en mi consulta y en nuestra comunidad no tienen mayor problema y resulta ser una enfermedad que puede ser manejada en casa con toda tranquilidad.

No lo olvides, no automediques a tu bebé

Un grave problemas que vemos asociado a la bronquiolitis, es que son niños que fueron parcialmente tratados o que sus padres iniciaron un tratamiento sin receta y sin consulta la tan frecuente automedicación,

Con medicinas clásicas para la gripa, le iniciaron algunas nebulizaciones que ya les habían recetado con anterioridad y sin mucha mejora.

Por lo que en los consultorios vemos muchos niños complicados ya con franca dificultad para respirar, muy agitados y sus papás super asustados.

Déjalo en manos de los expertos

La bronquiolitis es relativamente fácil de diagnosticar, requiere cuidados mínimos y un tratamiento puntual, específicamente en los niños menores de 2 años y entre más pequeños, más cuidados hay que tener.

El tratamiento está basado en antiinflamatorios, medidas generales de cuidados y algo de nebulizaciones, sin embargo, la importancia de ver y revisar estos pequeños es descartar que no esté acompañada de otras enfermedades y que realmente se trate de una bronquiolitis.

La bronquiolitis como causa de problemas en el futuro

La bronquiolitis ha sido mal clasificada como la enfermedad asmática del infante o del pequeño bebé,

Sin embargo, se sabe bien que no hay una relación directa entre bronquiolitis y asma en el futuro.

Pero es bien sabido también, que hasta el 50 % de los niños que padecen una bronquiolitis antes del primer año de vida, padecerán problemas bronquiales en los próximos dos o hasta cuatro años siguientes.

Es ahí la importancia de diagnosticar este problema de la infancia, clasificarlo, tenerlo como un antecedente de importancia.

Y si tu niño presenta “problemas bronquiales” de repetición, muy probablemente se trate de que en los primeros meses de vida tuvo alguna infección viral y que le causó la bronquiolitis.

Despreocúpate

El problema de la bronquiolitis y la sensibilidad bronquial que deja tiene solución y tiene tratamiento.

Es importante acudir con nosotros para ayudarte, sabemos cómo tratar este problema.

5 Estrategias para Garantizar un Sueño Seguro a nuestros Bebés.

Evitando la Muerte Subita

La campaña mundial de “Seguro al Dormir” es la consecución de la saga “Back to Sleep”, que en lo personal me gustaba más, pero bueno, ahora se llama así.

Te voy a compartir las 5 estrategias claves para prevenir el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante conocido también por sus siglas del idioma ingles SIDS (Sudden Infant Death Syndrome).

 

Este problema es un problema real, tan real que mas de 3,500 niños mueren en la unión americana cada año, este numero se ha visto reducido en forma muy significativa cuando se aplican estas estrategias y por eso quiero compartirlas.

Así que manos a la obra:

1.- Acuéstalo acostado boca arriba.

La primera y más importante de todas.
No de lado, no boca abajo ni poquito de ladito. Boca arriba.
No te preocupes, si vomita al estar acostado, el bebé cuenta con un mecanismo protector que evitara que se ahogue o se atragante de leche, se que parece poco lógico, pero anatómicamente así es.

2.- Acuéstalo sobre una superficie suave pero firme.

Para cumplir esta estrategia utiliza los colchones de las cunas especialmente diseñadas para dormir a los bebés.
La mayoría de las cunas para bebés, cumplen con la normativa.
Cubre el colchón con una sabana ajustable, de las que conocemos como de cajón.

3.- Retira todo sobre la cuna.

La camita del bebé debe estar libre de juguetes, peluches, mantas, cobijas, almohadas o protectores de cunas.
Si, lo sé, no se ve “charming” pero es lo recomendado, el riesgo es que se obstruya su respiración o se acumule dióxido de carbono que pueda reinhalar.
No te preocupes por el frío, a los niños no les gusta taparse, usa ropa que se conoce como enteritos o mamelucos para asegurarte que duerma calientito, pero por favor evitando sobre abrigarlo.

4.- Todos juntos. Pero no tan juntos.

El bebé idealmente debe dormir en el mismo cuarto que los papás, pero no en la misma superficie.
Al menos el primer año de vida.
Así que no se vale dormirse con ellos en la cama, ni en el sofá o el reposet (reclinables).
Estos dos últimos son el común denominador de más del 70% de los casos de SIDS en la Estados Unidos, una costumbre muy arraigada en esa comunidad.

Aquí entra la primera pregunta y consigo la controversia.
¿y si estoy lactando en forma exclusiva a mi bebé, demanda mucho en la noche y es prácticamente imposible regresarlo a su cuna sin que se despierte?

Ah ese es otro boleto, revisa mi opinión en este otro artículo específicamente hablando del tema.

5.- La última pero no menos importante.
NO fumar durante el embarazo ni mucho menos después.

Todo mundo sabe que no es saludable, pero es otro factor super frecuente y es un parteaguas en el riesgo de SIDS. Para que te des una idea los grupos de estudio de este síndrome se dividen entre los que fuman y los que no.

Así que de paso evitemos que más personas fumen en casa. Ni cerca ni lejos, porque, si crees que ahí para todo, ni lo sueñes, tengo un artículo completito sobre el tema.

Son mas de 15 las recomendaciones que los expertos recomiendan para evitar el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, pero estas 5 son las más importantes en mi opinión.

Si quieres revisar la información completa te dejo aquí los enlaces de los sitios webs y los documentos oficiales del National Institute of Child Health and Human Development así como de la Academia Americana de Pediatra.

Despreocúpate y comparte

Aplica lo que aquí hemos comentado, pon manos a la obra y por favor, por favor NO te olvides de compartirlo en tus redes, nunca se sabe con esta simple información salvamos vidas.

Un favor más platícalo con los abuelitos y las personas que te ayudan a cuidar del bebé.
Se amable y considera escuchar sus opiniones, muéstrale este y otros recursos que están disponibles para ayudar a comprender la importancia de tomar siempre estas estrategias.
Estoy seguro que ellos también te van ayudar.

 

 

Pezones adoloridos durante la lactancia

La lactancia ¿NO debe doler? 

La gran mayoría de las mujeres que están amamantando presentan pezones adoloridos dentro de las dos primeras semanas después de iniciada la lactancia.

En las primeras semanas, incluso los primeros meses, el bebé querrá estar pegado al pecho mucho tiempo,
la delicada y sensible piel de los pezones estará expuesta continuamente a la succión del bebé, un estímulo al que no está acostumbrada.

Mamá y bebé están conociéndose, acoplándose y aprendiendo juntos el arte de amamantar, durante este tiempo de aprendizaje es cuando puede haber dolor en los pezones.

Entonces ¿Por qué nos dicen que la lactancia NO debe de doler?

La lactancia no debe ser una experiencia eternamente dolorosa, y podemos prepararnos para disminuir las molestias lo más posible y lograr una lactancia más satisfactoria para mamá. Pero decir que jamás dolerá puede frustrar a mamá y no prepararse con anticipación.

Consejos para prevenir y tratar los pezones adoloridos

La causa más común de los pezones adoloridos en esta etapa es que no se logrado una buena posición y agarre, lograrlo puede tomar un poco de tiempo, y mientras trabajamos en eso pueden presentarse dolor y grietas.

 

La prevención y tratamiento van casi de la mano, algunas mamas combinan desde el primer día varias de las opciones disponibles.

  1. Practicar, revisar y corregir la posición y agarre, acudir con un experto en lactancia te ayudará mucho y acelerará el aprendizaje.
  2. Adquiere lanolina desde antes del nacimiento, deja una capa protectora en la piel del pezón, puedes aplicarla incluso antes de empezar la toma.
  3. Evita lavar los pezones, báñate normalmente sin poner especial atención en los pezones, no es necesario limpiarlos antes de las tomas.
  4. Evita ropa interior muy ajustada.
  5. Parches de hidrogel, ofrecen alivio inmediato a muchas mamas.
  6. Pezoneras, las mejores son de Medela. Los pezones que ya están adoloridos y agrietados necesitan un respiro, con las pezoneras les das oportunidad de recuperarse al mismo tiempo que continuas con la lactancia.
  7. Protectores de pezón, protegen la lastimada y sensible piel de los pezones del rocé de la ropa y les permite estar ventilados. 

Muchas mamas dejan de amamantar por pezones adoloridos

La presencia de pezones adoloridos es uno los problemas más frecuentes en la lactancia, pero también el más sencillo de resolver.
Aun así, muchas mamás dejan de amamantar por este motivo y ellas y sus bebés dejan de disfrutar de las bondades de la lactancia materna.

Habrá mamás que sólo necesiten la lanolina y rápidamente lograrán un buen agarre, pero otras necesitan utilizar todo lo que haya disponible.

El objetivo es lograr la lactancia, así que se vale echar mano de la ayuda que se pueda.

Acude a un experto

 Hay otras causas de pezones adoloridos que pueden requerir tratamiento médico, ante cualquier duda, si se agregan síntomas o el dolor es persistente acude a un experto.

Muchas mamás no conocen las alternativas que existen para prevenir y tratar los pezones adoloridos durante la lactancia.

El conocimiento es poder, no es obligatorio sufrir en la lactancia, lo que sí es obligado para evitarlo es tener la información necesaria y de una fuente confiable. Comparte este artículo para que más personas conozcan esta información.

Tú puedes ayudar a Apoyar la Lactancia, Juntos

¡Mi bebé siempre está pegado al pecho!

¿Será que no me sale suficiente leche? ¿Lo estaré alimentando bien? ¿Se queda con hambre?

“Creo que No produzco Suficiente Leche”

Uno de los temores comunes de las mamás es saber si estamos produciendo la leche suficiente para alimentar a nuestro bebé.
Queremos tener la certeza de que lo estamos alimentando bien, e inconscientemente de que estamos siendo “buenas madres”.

Simplemente Lacta

Estamos tan acostumbrados a ver a los niños alimentarse mediante biberón, medir la leche en onzas y alimentarlo cada 3 horas.
Nos asusta no tener el control sobre cuanto come nuestro bebé y no sabemos lo que es “normal” en un bebé alimentado al seno materno,
porque alimentar con biberón y dar seno materno es como hablar de dos mundos diferentes.

La información es Poder

El estómago de tu bebé es muy pequeño, un recién nacido de 1 día tiene el estómago del tamaño de una cereza, lo que equivale a entre 5 y 7 ml,
A la semana  de vida a su estómago le cabe entre 45 y 60 ml, además la leche materna se digiere muy fácilmente,
Así que es normal que el bebé necesite alimentarse frecuentemente, y muchas veces querrá estar pegado al pecho por muchas otras razones que no tienen nada que ver con alimentarse, pero eso también es normal y necesario.

¿Y si quiero estar segura de que está recibiendo Suficiente Leche?

No podemos medir en onzas o mililitros la leche que produces, ni siquiera extrayéndola, pero hay algunas maneras de saber si nuestro bebé está comiendo suficiente, una es mediante el aumento de peso y otra es mediante la cantidad de pañales que ensucia.

El aumento de peso debe ser valorado por nosotros, tu pediatra quien estará llevando el control de su crecimiento y desarrollo.
Normalmente lo revisa al nacer, una semana después del nacimiento y después al mes de edad, o antes si él considera conveniente.

Después lo verá una vez al mes.

Contabilizar los pañales sucios es sumamente sencillo y es algo que tú puedes evaluar.

Todo lo que entra tiene que salir, el tamaño del estómago de tu bebé determina la cantidad que comen y lo que come determina la cantidad de pañales que ensucia.
En general, un bebé recién nacido de 1-2 días de vida mojará de 1 a 2 pañales con orina y de 1 a 2 pañales con heces, a los 3-4 días de vida mojará de 3 a 4 pañales y ensuciará 3 pañales con heces, al tener alrededor de 1 semana de vida estará mojando al menos 6 pañales con orina y al menos 3 por heces.

Estos son parámetros objetivos que nos pueden dar la certeza y tranquilidad de que lo estamos haciendo bien.

¿Tienes dudas?

Para tener éxito en la lactancia materna se requiere información y apoyo.

Haz una cita con una consultora de lactancia o tu pediatra para recibir más información.

Tabaco y Niños un factor a tomar en cuenta.

Fumo pero no cerca de ellos.

Tabaco y Niños

Cuando los doctores preguntamos en la consulta si alguien fuma en casa
se hace un silencio medio extraño.
Si hay quien lo hace en casa, se siente apenado y dice – Yo fumo, pero no lo hago cerca de ellos

o la otra es que generalmente lo delata el acompañante
o en su defecto -el fumador- no está presente en la consulta como cuando es algún tío o los abuelos.

El tabaco hoy por hoy todo mundo sabe de los daños que produce y la magnitud de los problemas que genera su uso.

Según la OMS público en su portal en 2016 estos datos:

El humo del tabaco contiene más de 4 000 productos químicos, de los cuales se sabe que al menos 250 son nocivos, y más de 50 causan cáncer.

Sigue Leyendo »