Vómitos y Diarrea

-Estrategia para evitar visitar urgencias sin necesidad-

Hay niños vomitones, vomitan por todo… si tienen fiebre, si están enfermos de la panza o si hacen corajes.

Yo personalmente tengo una hija así.

Una de las cosas que más me preguntan los papás y mamás es que hacer cuando un niño está vomitando ya varias veces y no paran de vomitar.

¿Que hago?
¿Puedo darle un medicamento? Me preocupa que se deshidrate.
¿Es necesario inyectarlo?
¿Corro al hospital más cercano y que el doctor de urgencias lo revise?

 

En fin, estas son solo algunas de las preguntas, todas ellas muy válidas.
Porque si hay algo que preocupa a los #papasdeprimera es la fiebre y el vómito.
Sobretodo en los más pequeñitos.

El secreto para manejar como todo un experto al niño con vomito, te lo explico en 4 pasos.

1.- Conservar la calma.

Entendamos que el vómito es un reflejo protector del cuerpo, si algo no anda bien, o no le cayo algún alimento, el cuerpo se encargará de eliminarlo en vómito o diarrea.

Este proceso puede tomar varias horas o hasta días.
Aquí la clave es dar pasos con pies de plomo y confiados de los que estamos haciendo

2.- Evitemos medicamentos de primera instancia.

Literal déjalo que vomite y que haga popo, las veces que sea necesario al menos en el lapso de las 4 próximas horas.
No por darle algo (medicamentos) se va a sentir mejor.
Además toma en cuenta que los medicamentos tomados no los va a tolerar,
En cuanto menos lo pienses ya se volvió a vomitar y los va a sacar tal cual entraron.

3.- Inicia a la brevedad electrolitos orales -Especiales para niños-

El suero vida oral (clásico) o los comerciales que se venden sin receta en el super o farmacias, son útiles.
Lo primero es determinar la cantidad que vamos a utilizar.
Hay que hacer un pequeño cálculo dependiendo de la edad.
Son 50 a 70 ml del suero para menores de 1 año y para los más grandes hasta 150 ml,

Ojo esto es después de cada evacuación o vómito.

NO se administra de golpe.

Se recomienda hacerlo en pequeñas cantidades, puedes usar una cuchara o una jeringa pequeña.
Evita darle en la botella o en el biberón.

No importa si vuelve a vomitar. No te preocupes.

Es preferible que vomite suerito y no agua, pues esto solo enjuaga el estómago y la pérdida de sales naturales del cuerpo (electrolitos) se tiran y empiezan los problemas.

Si bien la guía mundial recomienda continuar con dieta, yo aconsejo esperar y solo hidratar con suero o seno materno.
Suspender todo lo demás por un par de horas, y evitar tajantemente lácteos, jugos y azúcares.
Aquí esta el secreto.

Este cálculo de volumen que se le va a dar al vomiton, se llama PLAN A de hidratación, esto es una escala de tratamiento basado en la severidad del problema ya sea vómito o diarrea.
Hay Planes A, B y C.
Nosotros solo vamos a usar el PLAN A, no te estreses por los demás.

4.- Consulta médica oportuna.

Es vital ponernos en contacto o vernos a la brevedad para ver de qué se trata y ver si es necesario hacer ajustes al tratamiento o enviar estudios de laboratorio.

8 de cada 10 niños mejoran realizando estos simples pasos.
NO requieren medicamentos para el vómito.
Y la evolución del cuadro es hacia la mejora y se complementa con una buena revisión médica y descarte de otros problemas de salud.

¿Cuando sí hay que ir a Urgencias?

Yo recomiendo ir a urgencias si después de 4 horas de iniciado el PLAN A no hay mejoría o continua con vómitos/diarrea a pesar del manejo y no hay posibilidad de vernos en la oficina.

También siempre que el niño o bebé no responda, que este sumamente decaído o no esté alerta.
El médico en su evaluación inicial revisará el estado de hidratación y dirigirá el tratamiento apropiado además de ponerse en contacto conmigo.
No te angusties.

Ponlo en practica.

No esperes a que suceda.
Ten siempre a la mano soluciones de electrolitos orales para niños. Tienen amplio margen de caducidad por lo que puedes tenerlos en casa en presentación líquida o polvo.
Calcula la cantidad que le corresponde a tu pequeño, puedes usar como referencia una taza (cafetera pequeña o clásica) y no un tarro de cerveza del papá.
Ubica la unidad médica de emergencias donde trabaja el doc de tu pequeño.

#PapasdePrimera que parte y comparte, siempre se queda con la mejor parte.
Así que a compartir, para que más que seamos más #PapasdePrimera y no salgan corriendo por el primer vómito a urgencias.

Medicamentos Fuera del Alcance

6 Recomendaciones para evitar accidentes e intoxicaciones.

Los departamentos de urgencias en todo México y el mundo reciben diariamente niños que ingieren medicamentos dejados a su alcance.

Esto causa un grave problema de salud, que inicia con la gran angustia que genera en los padres y sus médicos de cabecera saber si es necesario hacer procedimientos para evitar una intoxicación o envenenamiento.

Seguida de visita a urgencias, procedimientos médicos, estudios de laboratorio, muchas veces también hospitalización, daños al organismo y por supuesto hasta la muerte.

Te quiero preguntar hoy:

¿Están todos los medicamentos en tu casa almacenados de forma segura?

Sigue Leyendo »

4 Razones por las que no vale la pena ponerles inyecciones.

de verdad no lo vale.

Llegó un familia a mi consulta el otro día, gente muy amable que venían por primera vez conmigo.

Su pequeño hijo -El Santy-, el menor; estaba enfermo hace 3 días con fiebre y síntomas respiratorios.

Sus papás estaban preocupados por que nunca había tenido fiebre tan alta como esta vez.
Su mamá me dijo:-”doctor, póngale unas inyecciones ya, de una vez…”-

Sigue Leyendo »

3 pasos para el uso correcto de los Antibióticos.

Evitemos la resistencia.

Muchos hemos tenido que usar alguna vez en nuestra vida un Antibiótico
Estos medicamentos que hoy se usan comúnmente, han salvado la vida de millones de personas.

Sin embargo, hoy en día el uso de Antibióticos se ha extendido y muchas veces se ha utilizado de forma indiscriminada y equivocada.


Te explico

El objetivo de los Antibióticos es que al administrarse sean transportados por nuestra sangre y lleguen a los tejidos del cuerpo que están enfermos por bacterias, que estas los absorban, se debiliten y sean atacadas con mucha facilidad por nuestro poderoso sistema inmune y sean eliminadas.

Pero lo malo es que los Antibióticos viajan por TODO nuestro cuerpo y matan también a otras bacterias, bacterias “buenas”, que “conviven” con nosotros pero no nos hacen daño y que además nos ayudan a mantenernos sanos.

Sigue Leyendo »

Bronquiolitis

No es una gripa más.

No está escrito el nombre en forma incorrecta,
el nombre correcto de la enfermedad es bronquiolitis y no es lo mismo que la bronquitis.

La bronquiolitis es una enfermedad de las vías respiratorias inferiores y es muy frecuente en niños menores de 2 años, particularmente en varones y niños que se encuentran en guardería y estancias.

No necesariamente significa que sólo estos pequeños lo padezcan, también las niñas, los niños de casa o niños con hermanitos pueden enfermarse de este problema.

La bronquiolitis hace referencia a una enfermedad característica de la infancia en niños menores de 2 años,
Estos pequeños se ven afectados por esta enfermedad que es causada por un virus;
el virus sincitial respiratorio (VSR)
por supuesto que hay más virus que pueden causar esta enfermedad,
pero la más común es por este bichito tan temido.

¿Por qué es importante hablar de la bronquiolitis?

Porque es una de las causas más comunes de visitas a los consultorios y a hospitales.
Es una enfermedad que se caracteriza por:

  • dificultad para respirar,
  • tos en accesos frecuentes y constantes y
  • un silbido característico que escuchamos cuando los bebés respiran,

Es importante esta enfermedad, su cuidado y atención porque puede causar dificultad para respirar, es decir que los bebés puedan verse muy muy agitados.
Que puedan sumirse entre sus costillas,
se puede ver que hunde su barriguita y que respire a muy altas frecuencias.

¿Cómo puedo darme cuenta de que mi bebé tiene una bronquiolitis?

Los niños que tienen bronquiolitis inician su cuadro como una gripa o un resfriado cualquiera.

Tienen mucha tos, algo de moco, congestión, flema y puede estar acompañado de fiebre.

Al paso de las horas o quizás al paso de los días empiece a escucharse una tos más constante, en accesos y quizá se alcance a escuchar un pequeño silbido que si escuchas con cuidado podrías escucharle en la espalda de tu bebé.

La enfermedad de la bronquiolitis puede tener diversos grados de presentación,
es decir hay niños que tienen bronquiolitis muy leves, muy discretas y otros que pueden presentar un problema mayor.

Estos niños con bronquiolitis más graves pueden necesitar, vigilancia en urgencias, oxígeno y hasta hospitalización.

Sin embargo, la mayoría de los pacientes que veo en mi consulta y en nuestra comunidad no tienen mayor problema y resulta ser una enfermedad que puede ser manejada en casa con toda tranquilidad.

No lo olvides, no automediques a tu bebé

Un grave problemas que vemos asociado a la bronquiolitis, es que son niños que fueron parcialmente tratados o que sus padres iniciaron un tratamiento sin receta y sin consulta la tan frecuente automedicación,

Con medicinas clásicas para la gripa, le iniciaron algunas nebulizaciones que ya les habían recetado con anterioridad y sin mucha mejora.

Por lo que en los consultorios vemos muchos niños complicados ya con franca dificultad para respirar, muy agitados y sus papás super asustados.

Déjalo en manos de los expertos

La bronquiolitis es relativamente fácil de diagnosticar, requiere cuidados mínimos y un tratamiento puntual, específicamente en los niños menores de 2 años y entre más pequeños, más cuidados hay que tener.

El tratamiento está basado en antiinflamatorios, medidas generales de cuidados y algo de nebulizaciones, sin embargo, la importancia de ver y revisar estos pequeños es descartar que no esté acompañada de otras enfermedades y que realmente se trate de una bronquiolitis.

La bronquiolitis como causa de problemas en el futuro

La bronquiolitis ha sido mal clasificada como la enfermedad asmática del infante o del pequeño bebé,

Sin embargo, se sabe bien que no hay una relación directa entre bronquiolitis y asma en el futuro.

Pero es bien sabido también, que hasta el 50 % de los niños que padecen una bronquiolitis antes del primer año de vida, padecerán problemas bronquiales en los próximos dos o hasta cuatro años siguientes.

Es ahí la importancia de diagnosticar este problema de la infancia, clasificarlo, tenerlo como un antecedente de importancia.

Y si tu niño presenta “problemas bronquiales” de repetición, muy probablemente se trate de que en los primeros meses de vida tuvo alguna infección viral y que le causó la bronquiolitis.

Despreocúpate

El problema de la bronquiolitis y la sensibilidad bronquial que deja tiene solución y tiene tratamiento.

Es importante acudir con nosotros para ayudarte, sabemos cómo tratar este problema.